La Pampa en el ranking de torturas y maltratos en cárceles

Provinciales 06 de septiembre Por
En el primer semestre de 2017 se advierte sobre el impresionante crecimiento de los casos de torturas. Solo en la cárcel de la capital pampeana ya hubo 36 casos.
carcvlestad

"Durante la mañana empecé a reclamar para sacar un hábeas corpus porque no me sacaron los informes de la libertad para mi juzgado. El encargado me dijo que no me iba a sacar el hábeas y que me iba a dejar encerrado. Ahí empezamos a discutir y al rato entró el inspector con un par de agentes de requisa. Me esposaron y me sacaron para enfermería. Ahí me agarraron a piñas y después me devolvieron al pabellón". Este es el testimonio de un presidiario alojado en la Colonia Penal 4, de Santa Rosa, que declaró haber sido torturado ante la Procuración Penitenciaria de la Nación.

Este organismo alertó, en un informe estadístico, publicado por Diario Textual que en el primer semestre de 2017 se advierte sobre el impresionante crecimiento de los casos de torturas. Solo en la cárcel de la capital pampeana ya hubo 36 casos.

Según la estadística de la Procuración, en la Unidad 4 se registró en la primera mitad del año nada menos que 36 casos de torturas y malos tratos. Por encima de esos números, solo hay 92 casos registrados en el CPF I (Ezeiza) y los 39 del CPF II (Marcos Paz).

Según el organismo, hay 343 casos de agresiones registradas en distintas unidades carcelarias federales durante el período señalado.

La Procuración advierte que la cantidad de casos de agresiones físicas registrados "no pretende representar el volumen de la violencia penitenciaria, habida cuenta de la llamada "cifra negra" -es decir, el subregistro existente en las estadísticas, inherente a fenómenos de especial sensibilidad-".

"No obstante, los episodios documentados por el organismo deben ser entendidos como un piso mínimo para comprender la sistematicidad y estructuralidad de estas prácticas institucionales", se indica en el documento.

Recuerda además que, de acuerdo con los lineamientos establecidos por las Naciones Unidas en el Protocolo de Estambul, Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, la presentación de la denuncia penal se deriva de la voluntad expresa de las víctimas quienes, "con frecuencia, temen instar la acción judicial debido a las amenazas acerca de represalias y revictimizaciones", revela la PPN.

Info Huella

Redacción - Email: [email protected]

Te puede interesar