Marino "cae en la volteada" por los empleados de la Biblioteca del Congreso

Provinciales 31 de octubre Por
Norberto di Próspero es el sindicalista de los empleados del Congreso. Cómo funciona la biblioteca que fastidió a Macri. El senador radical Juan Carlos Marino, con la Biblioteca Móvil, es uno de los puntos cuestionados.
marbbmov

En su largo discurso sobre sus planes futuros, Mauricio Macri, dedicó un párrafo a cuestionar el personal de la biblioteca del Congreso, que dijo, cuenta con 1700 empleados. "Más que ninguna en la historia", afirmó el Presidente.


Una nota publicada en Política Online, sostiene que “En un descargo por Facebook, Di Próspero recordó también que la biblioteca cuenta con un "Bibliomóvil" que recorre el país. El senador radical pampeano Juan Carlos Marino, otro de los secretarios de la Comisión, lo hizo circular por su La Pampa natal. Marino siempre supo inmiscuirse en las bicamerales”.


Pocas horas después le contestó indignado el secretario General de la Asociación de Personal Legislativo (APL), el radical Norberto Di Próspero, que tiene en la Biblioteca y la Imprenta del Congreso, dos bastiones de su poder.

"El presidente compara a la nuestra con otras bibliotecas parlamentarias del mundo y la Biblioteca del Congreso no es solamente parlamentaria, es una biblioteca que cumple una función social ya que está abierta las 24 horas y atiende muchos ciudadanos", defendió Di Próspero en un largo post de Facebook.

"Que un Presidente diga que se enteró hace poco (de cómo funciona la Biblioteca) cuando también fué Diputado de la Nación, me da mucha tristeza , le preguntaría si en su mandato cuando presentaba proyectos nunca utilizó los servicios de nuestra querida biblioteca", lo chicaneó el sindicalista, quien le remarcó que "la biblioteca del Congreso es un orgullo, conocida como una de las cuatro mejores bibliotecas del mundo por la IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas)" y le detalló todas las áreas que incluye.

Lo cierto es que si bien Di Próspero tiene una injerencia en la biblioteca, la misma es administrada por una bicameral que conduce la kirchnerista Teresa García y se beneficia de presupuestos especiales.

"En 2010 no tenía más de 1200 empleados y luego el número empezó a crecer. Los legisladores nunca pudieron frenarlo", cuentan en la Cámara.

En aquel año la entonces senadora Roxana Latorre, leal a Carlos Reutemann, se convirtió en socia del kirchnerismo a cambio de la presidencia de la bicameral de la biblioteca donde pronto empezó a verse una legión de santafesinos.

De hecho, para muchos no es casualidad que uno de los actuales secretarios de la Biblioteca sea Reutemann, de casi nula tarea en las comisiones.

Info Huella

Redacción - Email: [email protected]

Te puede interesar