Condenaron a 12 años de prisión al policía que mató al cazador

Provinciales 06 de diciembre Por
El Tribunal de Audiencia de Santa Rosa condenó a 12 años de prisión al policía Fernando Martín Safenreider, por haber matado al cazador piquense Santiago Garialdi, el domingo 24 de julio de 2016 en un cruce de caminos entre Lonquimay y La Gloria.
poldoce

El fallo fue firmado por los jueces Daniel Sáez Zamora, Carlos Chapalcaz y Alejandra Ongaro, consignó Diario Textual.

"Doce años no es nada; lo condenaron a eso porque es un milico, nada más. Yo sí voy a tener una perpetua: mientras viva le tendré que llevar una flor a mi hijo al cementerio. Lo único que le deseo a Safenreider es que mientras duerma vea la cara de mi hijo. Son todos unos desgraciados", dijo Rosa, la mamá de Garialdi, al conocerse el fallo.

La fiscala Cecilia Martiní había pedido prisión perpetua para el policía, en base al artículo 80 del Código Penal. El querellante de la familia de Garialdi, Ariel García, adhirió al requerimiento. En tanto, el defensor, José Mario Aguerrido, había reclamado la absolución por entender que el hecho se encuadra dentro del exceso en legítima defensa.

Safenreider llegó al juicio imputado del delito de homicidio doblemente agravado por ser cometido por un miembro de las fuerzas de seguridad en abuso de sus funciones y agravado por ser cometido con arma de fuego, en concurso real con lesiones leves agravadas por el mismo motivo.

EL CASO

El crimen se registró alrededor de las 22 del domingo 24 de julio de 2016, en un cruce de caminos entre Lonquimay y La Gloria, a unos 55 kilómetros al este de Santa Rosa.

Según el relato de los cazadores, todos de Pico, en la Ford F 100 iban cuatro personas: dos en la cabina –el conductor, Andrés Enrique Casabonne, y el recolector de las liebres, Juan Costilla- y dos en los cajones de la caja –el encargado de la caza con una carabina 22 y reflectorista, Mario Arroyo, y Santiago Garialdi, reflectorista-.

Estaban cazando ilegalmente liebres europeas en las calles. En una camioneta, a oscuras, los estaban esperando los uniformados Fernando Safenreider y Norberto García, de Lonquimay.

Cuando la camioneta cazadora llegó al cruce de unas calles, recibieron los disparos policiales. Dos de esos balazos dieron en los cazadores: uno a Andrés Casabonne y otro en la cabeza a Santiago Garialdi. Después se comprobó que la camioneta de los piquenses tenía tres impactos de bala.

¿Qué dijo Safenreider en el juicio? "Nunca fue mi intención semejante tragedia. Se fue una persona y me cagué la vida. Pensé que me pasaban por arriba y sacudí. Reaccioné así del cagazo que tenía". También pidió perdón a la familia de Garialdi.

Fuente y Foto: Diario Textual

 

Info Huella

Redacción - Email: [email protected]

Te puede interesar

Te puede interesar