Educación, ajuste y un ciclo lectivo que asoma caliente

Opinión 07 de febrero Por
La educación pampeana vive momentos complejos. La política educativa nacional implementada por la presidencia de Mauricio Macri ha impactado de lleno en la provincia con efectos que por ahora no son del todo percibidos pero que tendrán consecuencias a largo plazo para el país y para La Pampa.
educa

Por: Norberto Asquini


Los especialistas coinciden en que la tensión más fuerte en la macropolítica del sistema educativo argentino es la de centralización o descentralización. Es responder a la pregunta ¿quién se hace cargo: Nación o Provincia? En 2016, el gobierno nacional implementó una política deliberada de fragmentación del sistema en la que cada Provincia se hace cargo de sostener ese servicio básico. Una línea que fue anunciada durante todo el año en el interior del país por el ministro Esteban Bullrich con la frase "respetar las autonomías provinciales".

Paritarias en discusión

Esta política quedó en evidencia en la cuestión más urgente del momento: la paritaria docente. El gobierno nacional anunció a los gobernadores que no habrá paritaria nacional, la que fijaba un piso salarial, una pauta testigo para las provincias. Fue durante la reunión realizada la semana pasada, en la que hicieron punta para bajar la línea nacional los gobernadores de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y de Córdoba, Juan Schiaretti. El resto estuvo incómodo, si bien los mandatarios ya habían sido avisados de lo que iba a ocurrir. Cinco gobernadores faltaron, los más "duros" o críticos con el presidente Macri, entre ellos el pampeano Carlos Verna, quienes observan esto como un serio retroceso en política educativa y una carga adicional para las arcas provinciales en momentos de freno de la economía. La educación, lo institucional, la política y lo salarial se mezclan en este sentido.

La decisión de Nación también se puede observar desde otro ángulo, y es el del intento de disciplinar a los gobernadores poniendo un techo de entre un 17 y 18 por ciento a las paritarias locales. En esa línea, mientras la inflación se estima en un 25% o más, los docentes pierden un 8 o 9% sumados a los 9% perdidos el año pasado. Los gremios docentes, entre ellos Utelpa, ya dejaron en claro que habrá plan de lucha. Si no hay paritaria nacional, habrá paro, dijo la titular de Ctera, Sonia Alesso.

La señal de alerta, y de alarma, ya se había encendido en territorio pampeano. El mandatario pampeano anunció cuando comenzó a difundirse lo que estaba por ocurrir que se debe cumplir con la Ley de Financiamiento Educativo para que se mantenga la paritaria nacional. De no haber una piso salarial nacional, cada provincia debe negociar sin referencia, convirtiendo la paritaria local en una fuente de conflictos, que Nación se saca de encima, y que puede tener costos políticos para las gestiones que no puedan afrontar esa situación. La ministra María Cristina Garello calificó esta situación como "una anarquía", suspendió la paritaria pampeana y dijo que va a discutir esto en la reunión del Consejo Federal de Educación.

La Pampa, a diferencia de otras jurisdicciones, tiene sueldos docentes relativamente altos, por lo que una negociación no sería tan dificultosa, pero hay otras en las que un punto de más o de menos puede generar una crisis. A su vez, esta estrategia de descentralización lleva a que se rompa la unidad de acción de los gremios docentes con un criterio nacional y pone en duda logros como el incentivo docente, que son compensados por Nación.

 

Hacerse cargo

La caída de la paritaria nacional es parte de una situación que viene de arrastre. Tanto desde el gobierno provincial como desde Utelpa, dan cuenta de cómo el desmantelamiento de la educación nacional ha impactado en La Pampa. Las fuentes gremiales analizan que hubo dos pinzas en ese sentido: la caída de los planes socioeducativos (como Conectar Igualdad o Nuestra Escuela) y el incumplimiento del acuerdo salarial de 2016 con las provincias a las que se les giró menos fondos por el fondo compensador. A lo largo del año pasado se fueron produciendo tandas de despidos y disolución de programas y áreas clave del Ministerio de Educación nacional, a veces por goteo, a veces de forma masiva. Si en algún caso, como en el Nuestra Escuela, el ministerio no avanzó en el desguace y vaciamiento de ese plan de formación, fue solamente por la resistencia y accionar de los gremios y los docentes a través de tomas y paros.

Las Provincias, frente a este panorama, tuvieron que hacerse cargo en muchos casos de sostener programas para que no se eliminaran. La Pampa, en ese marco, promovió acciones para mantener con dineros propios planes como el Conectar Igualdad o la formación docente. En el caso del Conectar Igualdad decidió la creación de cargos genuinos para darle continuidad al programa pudiendo complementar incluso con lo pedagógico. Con menos fondos nacionales, también se tuvo que buscar la forma de que cerraran las cuentas intentando no ajustar "hacia abajo". El cierre de cursos por matrícula, indican fuentes sindicales, fue en ese sentido.

 

Garello, cambios y línea

Con este contexto, en diciembre fueron reemplazadas tres directoras de áreas sensibles del Ministerio de Educación. Garello separó a las funcionarias que habían asumido con ella en Educación Secundaria, Educación Inclusiva y Educación Superior, para imprimirle un perfil más activo. Se analiza que los cambios reforzaron así la línea política de Garello con nuevos directores en los que sobresale la trayectoria o el compromiso político o personal, pensando en dos planos: afrontar las dificultades del 2016 con la disolución de planes nacionales y no tener flancos descuidados en un año electoral.

Mabel García se hizo cargo de Educación Superior y Gabriela Ibáñez de Educación Secundaria. Tienen una larga y respetada trayectoria profesional docente. La primera con un amplio recorrido gremial y en la carrera docente y la segunda en los equipos técnicos de Educación y es una persona confianza de la ministra. Ladio Damián Scheer Becher, de General Pico como Ibáñez, asumió en Educación Inclusiva, es menos conocido ys también cercano a la titular de la cartera y con formación para tratar de pensar esa dirección con otra dinámica que intentará superar las lógicas de integración por inclusión.

 

Norberto Asquini

Columnista en InfoHuella

Te puede interesar