En el oeste: por las lluvias, hay molinos que volvieron a sacar agua

Zonales 28 de abril Por
Dentro del desastre que dejaron las últimas lluvias en La Pampa, una buena noticia llegó a un sector de productores oesteños. Subieron las napas y hay molinos que volvieron a sacar agua.
molnapas

Las precipitaciones de marzo y abril ya superaron ampliamente la media anual en gran parte del territorio pampeano, dejando bajo el agua barrios de la ciudad capital y pueblos del norte. Entre un panorama desolador, también trajo una buena noticia para productores oesteños.

Si bien las pérdidas son millonarias y hubo campos que vieron inundada su producción de siembra en el norte provincial; en el oeste, la realidad, esta vez, es otra. A más de un productor se le dibujó una sonrisa al ver el aumento considerable de las napas. “Tengo un molino que hace unos diez años que está seco. Apenas si sacaba un chorrito. Desde hace unos días, empezó a largar a caño casi lleno”, expresó un productor a InfoHuella.

NAPAS

Las napas freáticas, que se cargan con las lluvias, no solo llenaron los pozos, sino que mejoraron la calidad del agua. Los acuíferos subterráneos, de agua salada, al tener poco caudal, aumentaban su salinidad. Ahora, al aumentar el caudal, se disuelve la concentración de sal y mejoran la calidad del agua para el consumo animal. 

LLUVIAS

En el oeste, monte de caldenal, las últimas precipitaciones mejoraron las pasturas, dejando a largo plazo una perspectiva alentadora para encarar el invierno. Además, esos campos que, por largas sequías, tenían pozos de molinos con el agua a unos 20 o 30 metros, y tuvieron que invertir en perforaciones con bombas sumergibles a más de 50 metros, ahora, al subir las napas, hay campos en la zona del Departamento Loventué donde los molinos volvieron a sacar agua con el impulso del viento.

Si bien, ante la inestabilidad climática, adjudicada al “Cambio Climático”, una gran parte de los productores invirtieron y dotaron los campos con bombas sumergibles, eléctricas y solares, el rezongar de un molino vuelve y deja en el oeste una postal que resiste en los tiempos que corren.

Info Huella

Redacción - Email: [email protected]

Te puede interesar