El Plan Z: pensar un futuro gobierno y el papel del Estado pampeano

Opinión 18 de marzo de 2019 Por
El candidato del PJ, Sergio Ziliotto, presentó su plataforma. No es un documento cualquiera: marca el rumbo que pretende en la era pos Verna. Y mostrar que está preparado para asumir la gobernación y cómo enfrentar la crisis actual, y futura. Se mete además de lleno en el debate sobre el papel del Estado en La Pampa.
zeleotto


Por Norberto G. Asquini /Columnista en InfoHuella


Tres temas centrales

Las plataformas se han convertido en algo casi obsoleto. Un documento que no siempre se cumple. Porque no se puede una vez llegado al poder o porque finalmente no se quiere. Los electores se inclinan a la hora del voto por valores, identificación con personas o ideas o por intereses que por programas. ¿Cuántos las leen? ¿Cuántos recuerdan lo que está plasmado en el papel una vez que una gestión está en marcha?
Pero las plataformas son intenciones, promesas, un plan de gobierno ideal para mostrar a los votantes. La mayoría sirve para cumplir con la formalidad de tener una. Pero esta vez, el candidato a gobernador del PJ, Sergio Ziliotto la presentó en dos actos en Santa Rosa y General Pico y pidió que fuera publicada y difundida. Aunque no sean muchos los que la leyeran. Fue una manera de mostrar dónde apunta un futuro gobierno del PJ, de ganar el 19 de mayo. "Innovaciones de una nueva época", como le gusta llamarla a uno de los realizadores del documento.
La plataforma del PJ, el "Plan Z", muestra tres cuestiones centrales para marcar el rumbo de un gobierno pos ciclo de los "grandes nombres" o el primero que sucede a "la generación del 83".
Por un lado, los desafíos para el PJ en una provincia cercada por problemáticas generadas por la crisis económica nacional, por otro la intención de modernizar un gobierno, y una provincia, y tercero la idea de generar una mística para una futura gestión en la que se presenta como el sucesor de Carlos Verna.
Mezcla de elementos de la continuidad y de la transformación del peronismo pampeano. Un período que se quiere convertir en una nueva fase a los 36 años de gestiones del PJ y la renovación inexorable que se produce ante la no reelección de Verna, pero que por lo bajo ya se estaba produciendo.

Economía, modernización, rumbo

Vamos a los desafíos. El próximo gobernador deberá hacerse cargo de una provincia en la que está presente la crisis. En la faceta social, los municipios atienden permanentemente a personas con necesidades y que no pueden pagar las tarifas de luz y gas por los incrementos. En lo económico, se pone énfasis en un línea productivista, como el actual gobierno más allá de los resultados, y en la obra pública como motor de la economía. Está pensado en que más allá de las viviendas sociales que continuarán construyéndose con el plan provincial, se impulsará un "Procrear pampeano".
La modernización es otro aspecto que está presente en el proyecto de gobierno. La presencia de las mujeres en la política con la Ley de Paridad es uno de los avances, el más importante en cuestión de renovación. Pero también las políticas de género. La permanente mención a la conectividad y las comunicaciones es otro de los puntos que parecen meter de lleno al PJ pampeano en el siglo XXI.
La plataforma finalmente marca también un perfil propio, frente a la presencia central de la figura de Verna. Ziliotto quiso mostrar un proyecto propio, con continuidad y en parte superación del actual. Que tiene un equipo que estuvo detrás de un documento elaborado a conciencia y no solo para cumplir con el votante. Y mostrar que está preparado para asumir la responsabilidad de gobernar tanto a los pampeanos como al resto de la dirigencia del PJ, a pesar de la sombra de Verna.

Los dos modelos en pugna

El documento además tiene un tema medular en la relación entre el peronismo y la oposición. Es el papel del Estado en La Pampa, el "Estado peronista". El rol de lo público, y de las políticas del PJ, durante 36 años en la provincia. Un Estado considerado presente, benefactor o proteccionista para las clases populares (más allá de los pluriclasista del peronismo), desde la garantía de los servicios públicos, el empleo estatal o las jubilaciones en la órbita provincial, hasta la llegada de la ayuda al bolsillo de la gente vía subsidios y beneficios. Más allá de la eficiencia de la administración o la transparencia de esa ayuda que han sido puntos cuestionables de la oposición. Pero también es un Estado conservador en lo administrativo que ha sabido sortear las crisis y evitar la profundización de problemáticas sociales.
Del otro lado tenemos una oposición, que podemos identificar bajo el signo del macrismo, de clases medias, cuentapropista o propietaria, más liberal, que reclama contra la chatura de una provincia y habla de su estancamiento. Y pone al gasto de este Estado benefactor, vía empleos o prebendas, como la traba a la falta de expansión de la economía provincial.
Un debate que seguirá abierto y latente. Mientras tanto, el Plan Z se prepara para afrontar, de continuar el PJ gobernando, los próximos cuatro años que no serán nada fáciles para La Pampa.

Norberto Asquini

Columnista en InfoHuella

Te puede interesar