Se vienen las PASO y todos (o casi) somos un poco peronistas

Opinión 14 de junio de 2019 Por
Se vienen las PASO presidenciales y legislativas en La Pampa. En pocos días, el 22, ya estarán los candidatos a presidente y vice y a diputados nacionales. A diferencia de las elecciones provinciales que tuvo ocho listas, la elección nacional ordenó y contrajo la oferta electoral local. Cuatro serán las boletas nacionales que jueguen en La Pampa. El orden de las boletas provinciales está ya puesto, o casi.
peronn


Por Norberto G. Asquini / Columnista en Infohuella


La era del pragmatismo

En los próximos comicios todos (o casi todos) somos un poco peronistas, afirma un dirigente del PJ en tono de broma. Y completa: más del 90% del electorado pampeano que vote en las próximas elecciones nacionales lo hará por un candidato peronista en la boleta presidencial. La sorpresiva definición de las candidaturas y alianzas nacionales produjo un efecto de concentración y de centralidad del peronismo en el escenario político.

Si la fórmula FF sorprendió y sacudió el tablero político como jugada estratégica, no menos lo fue la candidatura a vice de Pichetto acompañando a Macri. Todos buscan mostrar gobernabilidad en su composición. La atenuación de las posturas se impone sobre los extremos. El resto de las definiciones acompañó: Urtubey cerró con Lavagna en el que se considera el espacio anti-grieta y Sergio Massa finalmente se incorporó al armado FF. Por si fuera poco, aunque no tenga el mismo peso, las izquierdas rompieron su permanente fractura para unificarse en una boleta.

La real-politik, la política pura y dura, se impone. La gestión de gobierno es más importante que cualquier ideología a la hora de definir el voto. El electorado es cada vez más volátil en sus decisiones, sobre todo en las presidenciales.

El pragmatismo fue central en las estrategias y definiciones electorales y las contradicciones estallaron en todo sentido. Todos pueden acusar a todos de algo. Como si la política fuera una ciencia dura. Ya lo dijo Moyano: “Los peronistas somos así, un día decimos una cosa y después otra”. El resto acompaña perfectamente.

Las alianzas pampeanas

Al menos cuatro boletas habrá en La Pampa y en todas se mezcla la previsibilidad del escenario político pampeano con las contradicciones del marco nacional. El Frente de Todos agrupa al PJ como actor central, al kirchnerismo y a partidos de izquierda K que siempre estuvieron en la vereda opuesta del peronismo tradicional en La Pampa. Y al massismo reunido junto al kirchnerismo. Macri lo hizo. Luego del triunfo de los comicios provinciales donde se impuso con más del 52%, el PJ quiere ahora repetir la historia con el empuje en la provincia de la fórmula FF. El gobernador electo Sergio Ziliotto ya había resaltado que CFK en La Pampa medía el 50% en las encuestas que tenía. Y se quedó corto con los números, de acuerdo a esas mediciones. Ahora la mira del justicialismo está puesta en llegar a meter los dos diputados en juego.

La oposición estará en el frente Juntos por el Cambio. Con esta nueva marca electoral respiraron los radicales que les pesaba la mochila de Cambiemos, aunque la esencia sea la misma. Un sabor amargo quedó con la incorporación de Pichetto a la fórmula que los dejó nuevamente como socios menores de la coalición electoral. Los dirigentes provinciales de la UCR trataron de disimular la decisión con la ampliación de la alianza. Pero en el fondo saben que esa lectura es una justificación.

Juntos por el Cambio es el nuevo nombre pero arrastra viejas diferencias. Es insostenible cualquier diálogo entre radicales y macristas. Las divisiones además al interior de cada una de estas fuerzas crean aún más distancias. Este frente también tiene sus contradicciones, más allá de la central que es una alianza a la fuerza entre los no queridos. Allí confluyen partidos chicos “progresistas” como el Fregen y el Gen que llevarán a Macri de candidato a presidente y a Pichetto de vice. Lo importante es sobrevivir.

El tercer espacio es Consenso Federal que lleva a Lavagna. Estará representado por el Partido Socialista en La Pampa, emprendiendo nuevamente su camino en solitario. La incorporación de un peronismo conservador en esa alianza nacional pone también en contradicción algunos de sus principios, pero que defiende en la postura anti-grieta de la esa boleta que fue el argumento político que lo alejó de Cambiemos y del PJ.

Otro inscripto será el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Allí confluyen PTS, PO y MST, será la izquierda anticapitalista detrás de Del Caño, y que reúne a partidos que competían en 2017 por cuál representaba a la “verdadera izquierda”. Será la única boleta sin peronista en la fórmula.

Norberto Asquini

Columnista en InfoHuella

Te puede interesar