Hasta en Clarín salió: se nacionalizó el pan social a $35 de Victorica

Zonales 02 de julio de 2019 Por
"Un comerciante de Victorica, un pueblo del oeste pampeano de 9000 habitantes, quiere vender el kilo de pan a 35 pesos y dice que así gana plata. Lo anunció por los medios. Y la Cámara de Panaderos de la Pampa le salió al cruce, lo acusó de "dumping", de querer monopolizar el mercado y de perjudicar a los panaderos", sostiene la nota publicada hace instantes en Clarín.
clarennnd

Aquí la nota completa de Clarín por su corresponsal Gustavo Laurnagaray.

Jorge Escobedo (53) es dueño del supermercado "El Faraón". No solo venderá el pan a 35 pesos, además ofrecerá la docena de factura y la de medialunas a 50 pesos y la prepizza, a 15 pesos. Hace las cuentas y afirma: "Voy a ganar plata".

Escobedo tiene un negocio donde compran los pobladores de los pueblos de la región, incluso del sur de la provincia de San Luis.

Desde el mes de septiembre quiere vender un pan social. "Me pasó que fui a tirar comida al basurero y vi muchas familias que revisan la basura buscando comida", le cuenta a Clarín. "También en la escuela los chicos van a comer y piden la leche y un pancito más", explicó.

pansasha

Por eso propuso un pan social, con harina 0000 (cuatro ceros), de primera calidad. "Me contacté con los panaderos, pero no hubo coincidencias. Al contrario, muchas diferencias", dijo.

El comerciante hace las cuentas. "Una bolsa de harina sale 870 pesos. Harina premium, lo mejor. Viene lista para el pan francés, no necesitás aditivos. Y de ahí salen 57 kilos. Es decir, 15,20 pesos por kilo. A 35 pesos gano dinero", explica Escobedo, con pasión.

Ya hizo la inversión. "Compré horno y maquinaria por 1.300.000 pesos. Compré harina y la margarina. Voy a crear tres puestos de trabajo", dijo. En la actualidad, su supermercado, una firma familiar, tiene ocho empleados, entre quienes están la esposa y la hija de Escobedo.

La idea es hacer el pan y la factura detrás de grandes ventanales, a la vista de los clientes.

Una vez que se conoció la propuesta de Escobedo, el presidente de la Cámara de Panaderos de La Pampa, Eduardo Duscher, le salió al cruce. Viajó a Victorica. Habló por radios y canales de televisión con el objetivo de frenar la venta de pan a 35 pesos.

"Repudiamos totalmente una acción de este tipo. ¿Cuál es realmente el objetivo de este señor: llevar clientes a su negocio o perjudicar a los panaderos de la localidad?", preguntó Duscher.

"Si tenía necesidad de fijar un precio (económico) a algún producto, podría haber elegido panificados que no sean elaborados dentro del pueblo y no ponerse en contra de cinco medianas industrias tradicionales locales que están sosteniendo fuentes laborales y pueden correr riesgo de cerrar sus puertas", dijo el dirigente panadero.

"En Victorica el pan se vende a 80 pesos y en Buenos Aires, a 100 y 120 pesos. ¿Es 'Superman' que va a vender a 35 pesos?", se preguntó Duscher. Y agregó que con los costos actuales, con el pan a 35 pesos el kilo "no alcanza para pagar un sueldo ni los impuestos".

Duscher chicaneó a Escobedo: "le mando (desde Santa Rosa) la camioneta todos los días y [así] me va a salir más barato el pan que el que hago yo", dijo. Como respuesta, el comerciante de Victorica lo desafió: "Si me compra 500 kilos, se lo dejo a 20 pesos, no a 35". Escobedo fue incluso más allá, y agregó: "Me pide que le dé la receta. Quiero que se haga cargo de lo que sale el pan. Carece de sensibilidad. Le puedo mostrar los costos de lo que sale hacer el pan. Lo invito a ver lo que hago".

En relación a la baja de un 40% en la venta del pan, Escobedo le retrucó a Duscher: "Lo que tiene que ver es que aumentó un 40% la venta de harina. La deducción que debe sacar Duscher es que la gente está amasando más pan. Porque no le conviene comprar en la panadería".

Y Escobedo insistió: "No voy a perder dinero. Con la docena de la factura social a 50 pesos voy a ganar un 200%". Explica que hace 25 años llegó de su pequeño pueblo, Telén. "Vine sin nada. Soy comerciante. Aplico la lógica del negocio, que se sustenta en el volumen, no en la ganancia. Y de un viejo dicho: 'caballo parado no gana flete'", dijo.

El supermercadista ya hizo las primeras pruebas para producir pan, facturas, panificados y prepizzas. Ya ajustó las máquinas y el horno. Solo espera la habilitación comercial para la panadería. "Voy a vender el pan social a 35 pesos. Y voy a ganar dinero", dice Jorge Escobedo.

TE PUEDE INTERESAR:

pannmemeCon meme y todo, Victorica tendrá el pan a $35: "No es un pan barato, es un pan justo"

Te puede interesar