Por decreto: Verna destituye al jefe de los policías "sediciosos"

Provinciales 03/09/2017 Por
El Gobierno provincial, a través de un decreto del gobernador Carlos Verna, echó de la Policía al cabo primero Julián Giménez, quien en 2013 encabezó la toma de la Jefatura de la Policía y de varias comisarías, en reclamo de aumentos salariales y mejoras laborales, consignó Diario Textual.
pollapampa

Es el sindicado de ser el "cabecilla" o "jefe" de los uniformados que ahora deberán afrontar un juicio por el delito de sedición.


El cabo primero Giménez y otros uniformados en actividad habían sido separados preventivamente de la Policía, durante el Gobierno de Oscar Jorge, cuando ocurrió la toma de la Jefatura de la Policía por reclamos salariales y laborales.

En 2016 y principios de 2017, fueron notificados de que habían sido destiuidos. Giménez, frente a esa notificación de su caso, pidió un "recurso de reconsideración" al despido. Pero ahora, según informó el propio Giménez en su cuenta de Facebook, el gobernador firmó un decreto en el que firmó su destitución. Incluso, mostró la copia de ese decreto, el 2739/17.

Otro de los acusados es Luis Bruno. En Facebook, dijo que los están echando de a poco. "A no bajar los brazos, no deben salirse con las suyas, es tiempo de cambiar, y ya me cansé de esperar. La idea de estos está clara, es rajarnos de a uno, y lo están haciendo así, primero fue Martín, después Monte, después López, éste último dieron marcha atrás, ahora vos, y así seguirán", le dijo en un mensaje a Giménez.

El Gobierno argumentó -en base a la norma del Gobierno militar que regula la actividad de la Policía pampeana- que ya pasaron dos años de "pasiva", sin que se resuelva su situación. Además, deberán enfrentar un juicio oral y público por el delito de sedición.

Giménez y un grupo de los policías estuvieron en 2015 participando de la campaña electoral de Carlos Verna. Sin embargo, no pudieron evitar ser echados.

Ahora, en las elecciones PASO se lo vio participando de la campaña de Cambiemos. Tiene fotos junto a Javier Mac Allister y Martín Maquieyra.

Giménez expresó, a través de Facebook, que se sintió "traicionado" por Verna y sus funcionarios. Es que, además, cuando se produjo la toma al lugar concurrió Juan Carlos Tierno, ahora ministro. Frente a la Jefatura de la Policía les dijo que el reclamo era "legítimo", aunque les aclaró que no estaba de acuerdo con la toma.

También se lo vio en ese momento al comisario retirado Héctor Lara. Era una suerte de mediador entre los funcionarios de Jorge y los policías. Ahora Lara es el subjefe de la Policía. "Nos incumplieran y nos mintieron con sus promesas de mejor seguridad, de profesionalizar, de implementación de una nueva ley y de tantas mentiras más desde sus ministros y diputados, como de la actual cúpula policial", dijo Giménez. "No me enoja, ya que personalmente tomé la decisión de hacer un cambio; de ir por donde gente de bien quiere hacer las cosas mejores. La traición ya fue firmada por este gobernador".

Los policías están acusados de participar el 11 de diciembre de 2013 del amotinamiento y la toma de la Jefatura de Policía durante 27 horas, donde exigieron el descabezamiento de la cúpula de la fuerza y cuestiones salariale. El delito de sedición está sancionado con entre uno y seis años de cárcel.

Los imputados son Julián Guillermo Giménez, Luis Horacio Bruno, Fernando Alberto Rolhaiser, Diego Hernán López, Carlos Daniel Gatica, Daniel Narciso López, Carlos Aníbal Mendibe, Marcelo Cisneros, Roberto Germán Bartolomé Mora, Jeremías Martín Salvatierra, Silvio Norberto Rojas y Pablo Montes y los retirados José Luis Furriol y Luis Wiggenhauser.

Todos ellos fueron acusados por el delito de sedición, previsto en el artículo 299 del Código Penal, que indica que el delito lo cometen quienes "sin rebelarse contra el gobierno nacional, armaren una provincia contra otra, se alzaren en armas para cambiar la Constitución local, depongan alguno de los poderes públicos de una provincia o territorio federal, arranquen alguna medida o concesión o impidan, aunque sea temporalmente, el libre ejercicio de sus facultades legales o su formación o renovación en los términos y formas establecidas en la ley".

Además de ser acusados por el delito de sedición, los policías Montes y Rojas fueron acusados también por coacción y daños porque en el marco del acuartelamiento "fueron en patrullero hasta Vialidad Provincial, rompieron un candado, ingresaron, cargaron combustible y se fueron", según la fiscalía.
Fuente y Foto: Diario Textual

Info Huella

Redacción - Email: [email protected]

Te puede interesar