Estado vs Estado: las falencias que desnuda el fuego en el oeste

Zonales 19 de febrero de 2018 Por
¿Dónde está el mayor responsable a la hora de combatir un incendio? ¿El rol del Estado se resume en eso de “haz lo que yo digo, no lo que yo hago”?
fotooos

Quizá sea una foto, la escena de una película que algunos ya vieron, que están por ver o no quieren ver. Quizá, también, sea una película vista de pe a pa, contada de generación en generación.

En revoltoso remolino, las llamas envuelven, queman, calientan y recalientan la tierra. Por momentos, el crujir de caldenes, el chillido de arbustos y lo ardiente de las pasturas, hacen que el paisaje oesteño se deje disfrutar entre tanta invasión natural.

 Ante el desastre consumado que deja el fuego cuando arrasa todo a su paso, los errores comunes pasan a ser renglones casi invisibles a la hora de anotar las mayúsculas falencias que hacen que los incendios devoren miles de hectáreas a lo largo y ancho de La Pampa.

Vestido de amarillo, casi camuflado en las crestas de los caldenes cuando las llamas se trepan y en efecto trampolín se sueltan desbocadas en cielo oesteño, un brigadista mira la cámara como buscándole culpables a la imagen congelada que mostrará lo que nos sucede.

 

¿Si tuvieses que buscar tres razones que desnuden las falencias a la hora de combatir incendios qué dirías?, es la consulta de InfoHuella.

En dos te lo puedo decir: hombre y naturaleza.  Esas serían. Y te las digo en dos palabras. Ahora si vos querés entrevistarme y que me echen del laburo, las palabras son otras.

 

Pautamos que la nota salga anónima. Y que la foto tomando una alcuza y mojando de combustible prendido las pajas de una picada prolijamente limpia, sea eliminada, o no usada en esta publicación.

 

¿Si tuvieses que buscar dos razones que desnuden las falencias a la hora de combatir incendios qué dirías?

Estado, Estado.

 

¿Cómo es eso?

Las rutas pampeanas, sin discriminar rutas provinciales, nacionales y caminos vecinales como este de Leuvucó, están en pésimas condiciones. El Estado amenaza al productor por las picadas, busca responsables si el productor no tiene las picadas limpias, pero mirá cómo está este camino (Foto de portada InfoHuella). Apenas tiene una sola huella. Si los productores vinieran a sus campos en avión la calle estaría tapada en yuyo. Lo mismo en las rutas, falta que las malezas crezcan en el asfalto.

Otra, no puede suceder que haya campos en total abandono. Sin encargados, tapados de yuyos de punta a punta. Ante la irresponsabilidad y ausencia de ese productor, ¿qué hizo el Estado todo este tiempo? Persigue a un pequeño chacarero con impuestos, con las guías, etc, pero resulta que hay leguas y leguas de campos abandonados en La Pampa y un Estado ausente a la hora de multar o poner en orden a ese productor.

El Estado es el principal responsable. Yo no lo puedo decir. Pero yo lo sé porque trabajo en Defensa Civil y sé que no están dadas las condiciones para ponerle el cuerpo a un incendio rural. Así no. La mayoría de los incendios se agrandan, se tornan imparables porque el Estado contribuye con sus desprolijidades.

 

¿Ves a corto plazo un plan ambicioso para reducir estas falencias?

Acá hay un equipo humano que trabaja a destajo. Hay peones, y en algunos casos dueños de los campos, que trabajan a destajo  y codo a codo. El día que el Estado se haga cargo.  El día que se haga un relevamiento de campos aptos antes que estalle la temporada. De caminos vecinales como la gente, de rutas con banquinas limpias. Ese día. Ese día yo también quiero salir a pelear un incendio.

 

La nota se termina. La impotencia parece arder por dentro. Luego, se marcha. En su espalda, en perfecto contraste, la tela amarilla de un ignífugo traje, reza en letras negras “Defensa Civil”. El hombre se va más cansado que los minutos previos a la entrevista de InfoHuella. La desigualdad a la hora de hacer su trabajo, parece anularlo de a ratos. Pero, quizá, aliviado, de saber que algún día, cuando el Estado escuche sus palabras, saldrá a pelear un incendio casi mano a mano, casi de igual a igual.  

Cristian Javier Acuña

Periodista - Director de InfoHuella