Proponen una forma “más humana” para sacrificar a los pollos

Tecnología & Curiosidades 10 de mayo de 2018 Por
Europa está en continua búsqueda de adoptar tecnologías que se centren más en el bienestar animal. En este caso dieron a conocer la siguiente herramienta desarrollada por la compañía estadounidense TechnoCatch.
polloscc

Una nota publicada en InfoCampo por Solana Sommantico sostiene que especialistas en comportamiento animal aseguran que las aves que suelen estar hacinadas en espacios pequeños “presienten su inminente muerte al notar a sus compañeras siendo degolladas”.

Este motivo incentivo a la Unión Europea a buscar una tecnología más “humana” de sacrificar a los pollos y la encontraron. Su nombre es: aturdimiento por baja presión atmosférica (LAPS) y fue desarrollado por la compañía estadounidense TechnoCatch.

En los sistemas tradicionales. la mayoría de los mataderos primero dejan inconscientes a los pollos y luego los degüellan. En los establecimientos de los países desarrollados, indican que hay dos métodos para aturdir las aves: electrocutarlas en un baño de agua o asfixiarlas con dióxido de carbono. En ambos casos, es difícil garantizar que las aves estén completamente inconscientes.

Por el contrario, según indican desde la compañía, las aves sometidas a LAPS son colocadas en una cámara oscura y sellada para que se adormezcan. El aire se extrae durante cuatro minutos y medio, haciendo que los niveles de oxígeno caigan del 21% a menos de 5% causándoles una muerte cerebral. En este punto ya pasan a ser sacrificadas de manera convencional.

“Durante los primeros 40 segundos, apenas reaccionan. De 50 a 70 segundos se desploman, como si fueran a dormir, es cuando pierden el conocimiento” indica el estudio publicado en la revista Applied Animal Behaviour.

Dorothy McKeegan en la Universidad de Glasgow, Reino Unido ha evaluado la humanidad del método: “Sabemos por otros trabajos que, si las aves tuvieran dolor o tuvieran miedo de estados en esta fase, se ‘despertarían’, pero no vemos esto en el EEG, proporcionando evidencia de que las aves no están sufriendo durante LAPS”.

Para asegurarse de que las aves no se estresen McKeegan dio algunas drogas para aliviar el dolor de los pollos para ver si sus EEG diferían antes de morir. Pero no ocurrió. Las aves quedan inmóviles después de los 140 segundos. Sin embargo, se mantienen durante otros 2 minutos para asegurarse de que quedan aturdidos irreversiblemente antes de ser desangrados.

Como parte de la evaluación de la EFSA, 19 expertos en bienestar animal calificaron los tres métodos según su “humanidad”. Las puntuaciones más bajas fueron las mejores y LAPS obtuvo un puntaje de 3.5, contra 7 para gas y 10 para aturdimiento en baño de agua. Aun así, las pruebas comerciales son cruciales, dice Cooper. “El interrogante es siempre si lo que funciona bien en un laboratorio funciona bien en el mundo real”.

Info Huella

Redacción - Email: [email protected]