Campeona Sudamericana en remo vende viandas en Victorica

Zonales 08 de agosto de 2018 Por
Obtuvo el bronce en los Juegos Panamericanos de Río en 2007 y Toronto 2015. Recorrió el mundo remando con la celeste y blanca. Fue representante Olímpica en Atenas 2004 y Londres 2012. Ahora, para subsistir, hace viandas y tortas en Victorica, oeste de La Pampa.
luccd

Nació y creció en Tigre, provincia de Buenos Aires. De familia remeros, no le quedó otra: se subió a un remo y fue campeona sudamericana y argentina desde 2004 a 2016.  Representó a nuestro país en los Panamericanos Río en 2007, logrando medalla de Bronce. En Toronto, en 2015, también se quedó con el Bronce, en 1x damas, peso ligero. Fue representante Olímpica en Atenas 2004 y Londres 2012. Se despidió en Río de Janeiro en 2016. Ahora tiene 33 años y, para subsistir, vende viandas y hace tortas en Victorica.

lucc
En Victorica, haciendo tortas: Lucía junto a Victoria, su hija



Se llama Lucía Palermo. Desde los 15 años, el remo la llevó a recorrer el mundo en competencias internaciones. Estuvo en casi toda América, Asia, Europa. En 2016, participó por última vez en los Juegos Olímpicos. Siempre, con la celeste y blanca, buscando eso que llamamos victoria.

VICTORIA

Victoria ahora tiene un año, es su hija. La tiene a upa y, cuando hace tortas o viandas, trabaja con ella.

“Mi marido es de Victorica y por una cuestión laboral y teniendo en cuenta que nacía Victoria, decidimos probar suerte acá en Victorica. Soy repostera, pero también hago viandas saludables. Arranqué haciendo churros. Ahora hago variedad de tortas. Al mediodía las viandas, que se entregan calentitas en bandejas de aluminio. Hago viandas, pero disfruto más haciendo tortas”, cuenta.

Pone la pava, invita con torta, le da un chupetín a Victoria, le llama la atención a un perrito y se vuelve a sentar.  Desde InfoHuella, preguntamos:

 

-En Tigre tenías el agua en los pies. Acá no hay grandes lagunas ni ríos cerca. ¿Extrañas los remos?

-Se extraña. Sí. Le dediqué mi vida a los entrenamientos para estar apta en cada competencia. De todos modos, me ha pasado que, cuando hace frío en la mañana temprano… me pregunto:  ¿cómo hacía yo para entrenar tan temprano y con estos fríos, con las manos casi escarchadas?

 

-Teniendo en cuenta tus logros y experiencia en competencias internacionales, te gustaría enseñar el deporte acá en Victorica.

-Es un deseo enorme y un gran desafío. Hoy existen simuladores de remo y se puede enseñar el deporte acá sin necesidad de tener una laguna o río cerca. Se puede enseñar y coordinar viajes para hacer entrenamientos en el agua. No es un limitante estar en Victorica.

lucpalermo
Lucía Palermo, en Río 2016, representando a Argentina



 -Pero tuviste que dedicarte a las viandas, a los churros.

-El proyecto está. Pedí una audiencia con el intendente local hace unos tres meses atrás pero aún no recibí respuestas. También gestioné un intercambio cultural con Tigre. Me gustaría poder concretar distintas disciplinas deportivas y culturales. Desde Tigre, el intendente está al tanto que estoy en el interior de La Pampa y él sí mostró interés en el intercambio cultural y hasta deportivo. Se pueden hacer clínicas, no solo de remo, sino también de otras disciplinas. Con gusto quiero aportar mi experiencia a niños de la localidad y zona.

 

-Estuviste muchos años entrenando y compitiendo a nivel internacional vistiendo la camiseta celeste y blanca de Argentina. ¿El Estado, como deportista destacada, te da una beca o remuneración mensual?

-Nada. Las becas las ganás mientras competís, siempre y cuando el desempeño sea destacado. Por más que seas campeona, si no estás compitiendo, no hay nada de nada.

lucremo
La sonrisa de Lucía: en Toronto 2015, Medalla de Bronce para Argentina



Victoria demanda una leche. Lucía le da la mamadera y se predispone a hacer el menú del jueves. “No encuentro mucha variedad de verduras y eso a veces me limita. Si consigo, mañana jueves haré canelones de verdura”, cuenta.

Alejada de los remos, las medallas y de Tigre, Lucía espera volcar pronto su experiencia a niños victoriquenses y oesteños. Por ahora, piensa en las viandas y en abrir un local de comidas y tortas con venta al público. Le hace upa a Victoria y se despide, mañana será otro día para seguir remando.  

Cristian Javier Acuña

Periodista - Director de InfoHuella