Dólar a 40: la hora del desconcierto para el gobierno pampeano

Opinión 31 de agosto de 2018 Por
La tormenta de Santa Rosa llegó el día 30 de agosto, pero con otra forma. El dólar trepó hasta los 42 pesos para quedar finalmente al borde de los 40.
dolarrr

Por Norberto G. Asquini / Columnista en InfoHuella

El mercado, esa abstracción económica, pareció soltarle la mano al gobierno nacional. El presidente Macri y sus funcionarios, a pesar de que intentaron calmarlo con alguna declaración, parecieron enfurecerlo más. La desconfianza es el estado natural de la actual economía macrista.

¿Cómo se vivió esa corrida en el gobierno de La Pampa? Se están analizando este nuevo escenario y a la espera de las medidas que piensa anunciar el gobierno nacional el lunes. Pero tampoco se hacen muchas ilusiones.

La preocupación es evidente. La principal variable que monitorean los funcionarios en la Provincia es la caída de la actividad comercial. Con una tasa del 60 %, esta seguirá congelándose. Esto repercute en la economía local y en la recaudación.  La caída de la recaudación nacional ya se empezó a percibir. La provincial se mantiene en los niveles que se venían dando, pero la nacional ha bajado.

“Estamos desconcertados”, indicó al autor de esta columna una fuente de Hacienda el día 30 a la tarde, mientras se preparaba para la jornada del viernes. “Se da todo junto: inflación, corrida del dólar, recesión económica”, detalló.

El gobernador Carlos Verna ya les avisó su preocupación, ahora con datos más concretos. El recorte que se viene en el Presupuesto nacional que se presentaría el 15 de septiembre en el Congreso apunta desde sacar el subsidio al gas patagónico hasta congelar las jubilaciones, por mencionar dos cuestiones.

Otra preocupación con un dólar a 40 pesos es el incremento de los costos para el Estado provincial. Esto podría afectar su funcionamiento y el de sus servicios esenciales. Todo se va acumulando: aumentos de combustibles, tarifas, insumos para la Salud Pública, para Educación y hasta para Seguridad. El gasto social se ha incrementado también de manera exponencial. La trinchera para contener a los golpeados por la crisis de la economía está del lado provincial. Ya indicaron que no están llegando fondos nacionales. En Educación, por ejemplo, subió la cantidad de alumnos que consumen el refrigerio y comida que se les brinda, pero en este caso no es solo aumenta la cantidad sino los precios los que van corriendo a los bolsillos provinciales. En Desarrollo Social se puede hacer incontenible.


En una administración peronista como tiene La Pampa el motor de la economía provincial es el Estado provincial que tiene que contener la crisis cuando la actividad privada está deprimida. Frente a la situación actual, los funcionarios provinciales solo observan que la solución sería reactivar el mercado interno. Pero no se hacen ilusiones: se está ante un modelo liberal, que parece no va a cambiar su rumbo. Por ahora, se sigue conteniendo mientras llegan las malas noticias.

 

Norberto Asquini

Columnista en InfoHuella