Tamboras del Viento recordó a Sofía Viale, a seis años de su asesinato

Provinciales 05 de noviembre de 2018 Por
La Agrupación Tamboras del Viento recordó a Sofía Viale, la niña de 12 años que fue abusada y asesinada por Juan José Janssen. Hace seis años se encontró el cuerpo de Sofía, luego de una búsqueda de 67 días.
soff

“Como todos los años nos convocamos para recordar a Sofía Viale, pero no vamos a hacer una descripción de cómo era Sofi, ni de cómo fueron los hechos que le quitaron la vida, ya que eso no cambiaría el hecho de que haya dejado de existir, ni la responsabilidad de un sistema social, judicial y policial, que colaboraron en su desaparición, como el de tantas otras mujeres, que pasan a formar partes de las cifras del horror”, dijeron las Tamboras en un comunicado de prensa. “La importancia del caso Sofia Viale, tiene que ver con que era una niña- mujer, y encima de una familia humilde. Desde el principio se la condenó por ello. Los dichos machistas y misóginos pronunciados por funcionarios que debían abocarse a la investigación, da cuenta de lo que afirmamos más arriba”, añadieron.

“Ha pasado el tiempo, la sociedad y muchos de sus actores siguen viendo como normal que las mujeres desaparezcan, o las maten, y si es humilde lo dan por supuesto porque son más ‘vulnerables’. Todos se preocupan por ocultar la responsabilidad que tienen los dirigentes políticos que sostienen este sistema donde, las mujeres tienen que ser de su casa, deben ser mujeres de familia. A veces les pasa lo que les pasa ‘por cómo se visten’, porque si son menores ‘andan en la calle’, por tantas cosas inadecuadas que hacen. Las mujeres sufren una doble opresión, la de clase, por ser parte de la sociedad, y de género, como mujeres. Siendo también víctimas de acoso, abuso sexual y violencia. Es decir, una visión nefastamente machista que cosifica a la mujer. Y en el caso de Sofía, además, la condenan por ser niña y humilde, sí, condenada por esta sociedad patriarcal, que es egoísta y tiene cada vez menos que ofrecernos”, finalizaron.

El femicidio de Sofía conmocionó al país. La niña había sido vista con vida por última vez el viernes 31 de agosto de 2012, luego de salir a vender panificados caseros que realizaba su madre en su casa, ubicada en el barrio Indios Ranqueles, de General Pico.

El 5 de noviembre de 2012, el cuerpo de la niña fue hallado. Estaba enterrado en el patio trasero de la casa de Juan José Janssen, a cien metros de su hogar.

El accionar policial y judicial durante ese período puso a los padres, Noemí Ampudia y Marcelo Viale, en la mira. Primero, apuntaron a una fuga de hogar, cuando la familia desechaba esa hipótesis. En ese sentido el jefe de fiscales de General Pico, Carlos Salinas, llegó a decir públicamente que “Sofía no vivía con la familia Ingalls”.

El hallazgo del cuerpo se produjo de casualidad. Fue a raíz de otra violación de otra adolescente de 14 años, también fue atacada por Janssen.

El padre de la víctima llegó a la casa donde su hija fue violada y produjo varios destrozos en la vivienda, y dejó sin saberlo, el camino allanado a la Policía y a la Justicia para esclarecer el escenario de la muerte de Sofía.

El violador y asesino, Juan José Janssen, en ese entonces de 32 años, tenía sobre sus espaldas cinco casos de abusos, uso de armas y lesiones en contra de otras mujeres.

Fuente: Diario Textual

Info Huella

Redacción - Email: [email protected]