El voto pampeano: ¿por el bolsillo o por lo ideológico?

Opinión 06 de marzo de 2019 Por
El discurso del presidente Mauricio Macri en el Congreso sirvió de arenga para lanzar la campaña para buscar su reelección. Sin posibilidades de mostrar logros económicos, volvió a machacar sobre la grieta colocando al kirchnerismo como la suma de todos los males para sostener su base electoral. Es la búsqueda de un claro voto ideológico. ¿Qué votarán las y los pampeanos?
urnass

Por Norberto G. Asquini / Columnista en InfoHuella


Acá está, este es

El 19 de mayo habrá elecciones provinciales en La Pampa. Cada territorio tiene sus particularidades, pero quedó claro en las internas del 17 de febrero que habrá un componente nacional que también jugará en la provincia. Tal vez pueda ser de menor intensidad porque no habrá candidato del PRO a gobernador, pero Cambiemos será la marca del frente macrista, aunque los dirigentes radicales quieran desmarcarse.

Durante los últimos tres años el choque Provincia-Nación, Verna-Macri, PJ-Cambiemos en La Pampa buscó argumentos de un lado y del otro para abrir la grieta provincial. La administración provincial esgrimió los temas económicos en contra de Nación, pero el ideológico fue también un componente importante.

¿Por qué decimos ideológico? Vamos al ejemplo nacional: el voto a Cambiemos está atado a un apoyo identitario. El sociólogo Ignacio Ramírez analiza que en el último año se ha observado la sangría de popularidad que sufrió Macri, pero el dato más enigmático es que mantiene cierto respaldo ubicado en un 30% que lo colocaría en la segunda vuelta, y que sobrevive al fracaso económico.

Cambiemos aspira a una reelección que no estará edificada sobre éxitos económicos ni credenciales de gestión, sino en machacar sobre la grieta y ser opción a CFK. De esta manera, la racionalidad económica es un factor, pero no el único que define el voto. Aquí entra la ideología.

 Decime qué representás

La elección en La Pampa tendrá su componente provincial pero bajo el marco de la crisis económica nacional. Y la economía incide pero de ninguna manera determina los desenlaces electorales. El voto "por el bolsillo" tendrá su peso, pero otros factores están jugando.

El Frente Justicialista apuesta al "proyecto Verna". El gobernador no será candidato, pero es la figura que vuelca los apoyos al postulante Sergio Ziliotto. Ese "proyecto Verna" está basado en argumentos ideológicos más que económicos: la defensa de La Pampa frente al modelo del ajuste macrista, el productivismo frente a la crisis y el Estado peronista presente en la provincia frente al modelo liberal.

Cambiemos, la marca de Nación en La Pampa, tendrá como postulante al radical Daniel Kroneberger. El radicalismo pampeano trata de escaparle a la situación, pero más allá de cualquier postura crítica con el rumbo general es difícil esquivar que son los representantes del gobierno nacional en La Pampa. De hecho, Kroneberger votó todas las leyes de Cambiemos. Los argumentos hasta ahora han sido similares a otras campañas opositoras: el cambio frente al peronismo que gobierna desde 1983 la provincia y

el slogan de la "provincia estancada". Sin el PRO en la fórmula, y que representaba claramente el pensamiento del gobierno nacional, habrá que ver hasta dónde incluye la figura de Macri y la gestión nacional en su campaña.

Los otros, más que claro

El discurso ideológico existe, ya sea más o menos explícito. Los demás competidores en la provincia lo asumen y buscan ser alternativas a las dos fuerzas principales. El tiernismo machacando con la seguridad y el orden con su arenga punitivista y su pose disruptiva con el resto de los candidatos -aunque haya sido parte del peronismo-. El socialismo con Luis Solana en clave progresista y buscando el voto anti-Macri en el campo no peronista, mostrándose como parte de una tercera referencia nacional que sea alternativa a la grieta, por ahora personificada en el ex ministro Roberto Lavagna. Pueblo Nuevo con Daniel Robledo agita el color celeste de "las dos vidas", un voto vinculado al evangelismo y a una postura militante en el debate sobre el aborto que busca un nicho concreto, aunque eso no ayude a ampliar su base desde otros sectores.

El intendente de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre, será el candidato de Cambiemos y buscó que su contrincante en el peronismo fuera el kirchnerista Luciano Di Nápoli para agitar y explotar la grieta local frente a los escasos logros de la gestión. "Y si hablamos de voto ideológico, ahí tenés al votante de Di Nápoli y de CFK", aclara bien un dirigente del sector.

En General Pico Fernanda Alonso buscará sostener la administración peronista teniendo enfrente al máximo exponente que le quedará al macrismo el 19 de mayo, el diputado Martín Maquieyra. Todos buscan perfilarse frente a su contrincante y las referencias nacionales y las posturas frente a políticas y gestiones ayudan.

El consultor político Mario Riorda escribió el libro "¡Ey, las ideologías existen!", frente a quienes las ven como vestigios del pasado. Es un estudio comparado a gran escala desde la comunicación política que aporta evidencia acerca del carácter más o menos ideológico de los discursos políticos de campaña en Latinoamérica.

Riorda nos explica cómo las ideologías pueden estar más o menos visibles en las campañas y los discursos, pero no nos confundamos: existen y motivan nuestro voto. Y La Pampa no va a ser la excepción.

Norberto Asquini

Columnista en InfoHuella

Boletín de noticias