“Díganle a Omar que lo perdono”, las últimas palabras del cazador que murió de un disparo

Provinciales 18 de marzo de 2019 Por
“Es inexplicable”, repiten familiares y amigos. Conmocionados, aún no logran entender cómo murió Maximiliano Rivera, el cazador que en la madrugada de este lunes fue herido de un balazo en un campo de Luan Toro. “Díganle a mi familia y a mis hijas que la amo y díganle a Omar que lo perdono”, fueron algunas de sus últimas palabras.
cazadorrr

“Maxi” era propietario de un comercio de venta de pinturas en la localidad bonaerense de 9 de Julio. Estaba casado y tenía dos hijas.
Hace unos días había organizado una salida de cacería al campo La Bochita, ubicado a unos 30 kilómetros al sur de Luan Toro. Llegó junto a otros dos cazadores y la esposa de uno de ellos para cazar jabalíes y ciervos colorados.
Anoche decidieron trasladarse caminando a otros predios, Los Charcos y El Chipay, donde ocurrió el incidente, dijeron investigadores a Diario Textual. Están ubicados a unos 10 kilómetros de La Bochita. Presumiblemente, carecían de autorización para internarse en esos otros dos campos.
Se ubicaron en uno de los apostaderos para caza del campo El Chipay. “Maxi”, en un determinado momento, decidió bajar del escondite y se perdió en la noche. Llevaba un trípode, un “llamador” y un fusil.
Uno de los cazadores, Omar Adrover, aproximadamente a la medianoche, observó en la mira lo que parecía un ciervo colorado. Adrover gatilló su fusil e hirió mortalmente a “Maxi”, quien se había cruzado en la línea de tiro. Cayó dentro del campo Los Charcos.
Omar Adrover hizo unos 10 kilómetros caminando y corriendo hasta La Bochita, donde se encontraba la camioneta Toyota Hilux de Rivera. Desde allí regresó en la pickup para cargar a sus compañeros.
“Maxi” estaba perdiendo mucha sangre. “Díganle a mi familia que la amo y díganle a Omar que lo perdono”, fueron algunas de sus últimas palabras, cuando presentía su final.
Finalmente lo cargaron en la caja de su propia camioneta y avanzaron, a toda velocidad, hacia Toay, distante a unos 65 kilómetros del predio. “Maxi” -con una gran herida en una nalga y desvanecido- fue acompañado en la caja por su amigo.
Llegaron cerca de las 2.30 horas de la madrugada al Hospital Taladriz, pero no pudieron hacer nada. Un policía, incluso, hizo maniobras de reanimación. Fue declarado fallecido, a los pocos minutos, por los médicos del centro asistencial.
El autor del disparo, en tanto, fue detenido. Tiene 65 años y es de Bolívar. “Se lo nota en shock y perdido”, dijeron allegados.
Este martes será trasladado desde Toay a Victorica, donde lo indagará la fiscal Alejandra Moyano. Posteriormente, en una audiencia de formalización, el juez Carlos Espíndola le comunicará de qué delito se lo acusa: sería, en principio, por el de homicidio culposo.

Info Huella

Redacción - Email: [email protected]