En Mendoza insisten que: "el Atuel es un río 'auténticamente mendocino'”

Provinciales 24 de marzo de 2019 Por
En la vecina provincia de Mendoza destacan que la obra el Nihuil fue pagada en su totalidad con el aporte de los mendocinos. “El hecho de que Mendoza haya pagado la totalidad de las obras y que la provincia de La Pampa después no haya pagado absolutamente nada nos da el derecho de reclamar que esas obras son auténticamente mendocinas y que no puede La Pampa pretender que se le dé agua de un río que no es río en territorio pampeano (porque allí es un torrente y el agua llega esporádicamente)", afirman.
lapampaatuelnn

El diario web San Rafael señala que el doctor Hermes Emiliano Rodríguez, miembro titular del Instituto de Derecho Ambiental del Colegio de Abogados, en compañía del doctor Aldo Guarino Arias, estuvieron en los estudios de FM Vos (91.5) y dialogaron sobre la historia de la construcción del embalse de El Nihuil, en el contexto de la frecuente discusión con la provincia de La Pampa por las aguas del río Atuel.
En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo efectuada en Río de Janeiro, Brasil, del 3 al 14 de junio de 1992, se estableció el 22 de marzo como “Día Mundial del Agua”, teniendo en cuenta que el agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible, que propicia el bienestar de la población, el crecimiento inclusivo y que tiene un impacto positivo en la vida humana al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud y el medio ambiente.
El doctor Hermes Emiliano Rodríguez explicó que en 1941 se celebró un convenio entre la provincia de Mendoza y el Gobierno de la Nación para la construcción del embalse de El Nihuil. No obstante, desde 1937 se fueron presentando una serie de reclamos y notas por los regantes y propietarios de la zona, como así también personas jurídicas que tenían un objetivo común: el control de los recursos hídricos para un mejor aprovechamiento de las aguas del río Atuel, ya que los deshielos que se generaban o las lluvias torrenciales causaban que su caudal se elevara más de lo normal o que en épocas de sequía ocurriera lo contrario.
Hubo una reunión de personalidades vinculadas a la problemática en General Alvear, a fin de generar una comisión ad honorem “pro-dique”. Canalizaron todas las inquietudes que se presentaron y comenzaron la gestión, enviaron notas a la Legislatura, mantuvieron reuniones con los ministerios, realizaron viajes a Buenos Aires y en noviembre de ese año solicitaron la intervención del gobernador mendocino de entonces para que pidiera la construcción del embalse en el cauce del río Atuel. En esa época, costear esta obra implicaba a la Provincia 4 millones de pesos, lo cual le era imposible, por lo que recurrió al financiamiento de la Nación, debiendo adherir a la Ley de Riego Nacional.
En 1938, la Cámara de Comercio, asociada con la comisión “pro-dique”, solicitó mediante una nota elevada al Poder Ejecutivo de la Nación que se incluyera en el período de sesiones extraordinarias de ese año el proyecto presentado por el legislador nacional Suárez Lago que pedía la construcción del dique Los Nihuiles, el cual fue aprobado por Ley Nacional 12.650 el 24 de septiembre de 1940. El dique se debía realizar aguas arriba de los llamados Saltos del Nihuil, previendo su utilización para aprovechamiento hidroeléctrico, pero supeditado primordialmente a las exigencias de riego, a fin de dar una respuesta a los distintos reclamos que se venían suscitando.
En cuanto al financiamiento, la provincia de Mendoza debía reembolsar el importe total de la construcción de las obras, como así también el costo de conservación y administración de estas hasta el momento de cancelación de la deuda. Se decidió que los pagos los realizaran, en parte, cada uno de los regantes que tenía derecho sobre el río Atuel. Cada uno debía abonar una tasa de un $1,50 por hectárea y por año, lo cual significa que las obras fueron pagadas –mayoritariamente– por los mendocinos.
En 1941 comenzó en Mendoza el tratamiento del Código de Aguas y al año siguiente la construcción de las obras del dique.
Por aquellos años La Pampa ni siquiera era una provincia, sino que era un territorio nacional administrado por la Nación, una razón que hace aún más firme la convicción del doctor Aldo Guarino Arias al afirmar que el Atuel es un río “auténticamente mendocino”, ya que “desde el punto de vista hidrológico nace y muere en Mendoza”. “El hecho de que Mendoza haya pagado la totalidad de las obras y que la provincia de La Pampa después no haya pagado absolutamente nada nos da el derecho de reclamar que esas obras son auténticamente mendocinas y que no puede La Pampa pretender que se le dé agua de un río que no es río en territorio pampeano (porque allí es un torrente y el agua llega esporádicamente)”, expresó.

Fuente Diario San Rafael

Boletín de noticias