La isla, lo justo y la economía en el año electoral  

Opinión 03 de mayo Por
¿Cómo está la economía pampeana en el país del presidente Mauricio Macri?
macrgobern


Por Norberto Asquini


"En comparación con otros distritos, somos una isla, con las cuentas públicas ordenadas. El resto está ajustado o endeudándose, salvo algunas provincias como San Luis, que junto con Córdoba y Santa Fe está cobrando los fondos del 15 por ciento que se debe devolver a las jurisdicciones de lo que les descontaron para financiar al Anses", indica un vocero de Hacienda, preparándose para una larga charla.

Poco después, el ministro de Desarrollo Territorial afirmó en una entrevista que "La Pampa no es una isla" al hablar de cómo está impactando la realidad económica actual en la que la recuperación llega muy débil, el crecimiento será menor al esperado y la meta inflacionaria del 17% parece que tampoco se va a cumplir. Fue la misma cartera que el año pasado cruzó a un sindicalista por hablar de que se habían caído puestos de trabajo en La Pampa y anunciaba los puestos que se habían creado desde su área. La realidad se impone con toda su crudeza.

La Pampa en el contexto nacional

¿En qué sentido La Pampa es una isla? El Estado pampeano es el ordenador de la economía provincial mediante sueldos y obras. Nación, se indica, está cumpliendo con los fondos automáticos con La Pampa, como los dineros que tienen que llegar al IPAV para las casas sociales. "Todo ingresa al día", indica el funcionario y cruza sus manos.

Las cuentas están ordenadas, pero no llega un peso más. De hecho, La Pampa sigue negociando con Nación, desde noviembre pasado, un acuerdo para el envío de fondos para completar el déficit de la caja previsional del año 2016. Es una decisión política trabada por la confrontación permanente entre ambas gestiones. "Si llegaran esos fondos, se podrían inyectar a la economía local", afirma el técnico pampeano. El ministro Ernesto Franco viaja, se reúne con los funcionarios nacionales y vuelve con las manos vacías. Todas las conversaciones en ese sentido han sido frustrantes.

La Pampa, sin embargo, tiene resto para enfrentar la realidad económica actual y con esto el gobierno gana autonomía para sostener su postura frente a Nación. Muy distinto al escenario nacional donde hay provincias en crisis, como es el caso de Santa Cruz que no le puede pagar a los empleados estatales, hay piquetes y enfrentamientos y la gobernadora Alicia Kirchner es cercada en la casa de gobierno. Y otras que dependen de Nación por su delicada situación económica. "Esto hace que queden subordinadas a los fondos nacionales. En Santa Cruz, el gobierno nacional logró que se saque la ley de lemas como pretendía si querían fondos. Otros gobernadores quedan condicionados, como en Río Negro donde parece que eso influyó en la postura de Alberto Weretilneck al ponerse del lado de Nación en el tema de la construcción de la represa Portezuelo del Viento", ejemplifica con casos concretos el vocero.

Un Estado al día

El gobierno provincial continúa atrapado por una economía nacional que no parece remontar. "Las cuentas están al día, pagamos con lo justo", destaca la fuente del Ministerio de Hacienda al autor mientras ofrece un café. Y aclara que si bien se está sobrellevando un período de "vacas flacas" como son los meses de abril y ahora mayo, es "una cuestión estacional". Los acuerdos paritarios y los pagos retroactivos de aumentos y la baja recaudación hacen de estos dos meses un cuello de botella para las administraciones pampeanas. "Igualmente no se resignó el nivel de obra pública ni se restringieron servicios", afirma el vocero, con papeles cargados de cifras encima de su escritorio como para avalar sus palabras.

El punto fuerte es la recaudación provincial, que creció un 56 por ciento interanual, de acuerdo a los últimos datos de abril, por encima de la inflación -aunque no mucho- y mejor que la de Nación. Esto se debe también a algunas medidas de efecto disuasivo y compulsivo como el SISCREB, que retiene parte de los pagos a los morosos con Provincia. Una medida nada simpática para muchos.

"De cada 100 pesos que tiene la provincia de libre disponibilidad, luego de pagar los sueldos, los fondos propios, recaudados por el Estado provincial, representan el 35 por ciento sobre el 65 por ciento que llega de Nación. Estamos un poco mejor que en otros años que era del 30 por ciento", explica el interlocutor mientras deja el pocillo.

Pero si los números dentro de La Pampa están contenidos y ordenados, de acuerdo a Hacienda, el panorama nacional, aunque por ahora estable, no deja de preocupar. Las medidas para intentar contener la inflación, se analiza desde Casa de Gobierno, mata el consumo y la inversión. Para después de las elecciones se habla además de un "ajuste" en el precio del dólar. Fronteras adentro, no habrá sobresaltos: "Sin desarreglos o catástrofes económicas, la Provincia está bien", cierra la charla el vocero cuando cae la tarde.

¿Habrá voto económico?

¿Cómo influirá entonces la economía en las elecciones legislativas? Todo apunta a una economía políticamente neutral en los próximos meses, indica la revista El Estadista. La economía no se deteriorará y el voto castigo masivo no influirá como otras veces. En ese escenario, y con la polarización política y la fragmentación del peronismo a su favor, el presidente Macri espera mantener el caudal político de 2015. Y no mucho más.

La economía, desde esta mirada, parece que no será el punto determinante en la próxima campaña. El "voto cuota" de 1994 o el "voto consumo" de 2011 marcaron dos momentos en los que la economía fue un variable central a la hora de definir el sufragio. Esta vez, la realidad no acompaña al macrismo y los argumentos políticos y las expectativas sobre la situación del país serán más determinantes.

En un gobierno provincial crítico al rumbo económico del macrismo, la confrontación será la estrategia del PJ. Su argumento central será el oponerse a un gobierno nacional con una política que no beneficia a La Pampa y que no ha ayudado a su administración. Del otro lado, la apelación a sostener la gobernabilidad del presidente para "dejarlo gobernar" y "no ponerle palos en la rueda" para "que el país pueda salir adelante", serán las líneas que direccionarán el discurso de sus candidatos.

 

 

Norberto Asquini

Columnista en InfoHuella

Te puede interesar

Te puede interesar