River dejó a Boca en el camino y va por la Copa

Deportes 22 de octubre de 2019 Por
En la Bombonera, el equipo de Gallardo eliminó a Boca y es finalista de la Libertadores
revvers

No fue suficiente que la voz del estadio realizara la cuenta regresiva para el inicio del encuentro en dos ocasiones. Tampoco que los 22 jugadores de Boca y de River ya estaban dispuestos en el campo de juego de la Bombonera para dejar todo en un partido que no tiene mañana. Por la excesiva cantidad de papelitos que habían caído desde las tribunas demoró, el pitido inicial del árbitro se demoró por casi 15 minutos.

Así, la ansiedad ya de por sí extra large de una revancha que tardó tres semanas en disputarse tras el 2-0 de River en la semifinal de ida, se hizo un poco más larga.

Y esa sensación de lentitud la replica el equipo de Gallardo en los primeros minutos del partido, estirando al máximo cada posibilidad de hacer correr el reloj sin arriesgar. Por caso, no pasaron cinco minutos que Montiel ya estaba en el piso sin explicaciones razonables a la vista ya que, en el momento inmediatamente anterior, había ido a sacar un lateral, quiso levantar la pelota haciendo jueguito y se le escapó.

¿Estuvo bien anulado?

Tras 15 minutos de batalla, poco ha pasado. Aunque incómodo por la presión local, el River de Gallardo hace su gran negocio y se limita a los pelotazos de Armani para salir desde el fondo. Boca, apuesta -por ahora sin efectividad- a lastimar a través de la pelota parada y la búsqueda de sus cabeceadores.

Con un cuarto de hora de actividad, River pareció agarrarle la mano al planteo xeneize. Sin embargo, ahí fue cuando Boca se sintió más cerca del milagro. Un tiro libre de Mac Allister encontró una recepción defectuosa de Más y Almendra, quienes de casualidad habilitaron a Salvio y, de cara al arco, el Toto puso lo que el 1-0 por algunos segundos fue el 1-0, hasta que el árbitro lo anuló por mano de López para dar rienda a la queja de Alfaro y la sonrisa de Gallardo.

De la monotonía al susto de Armani
A partir de allí, el encuentro se trabó en la mitad de cancha y las emociones fueron en baja. Boca seguía imponiéndose en el juego aéreo en el área de River, aunque siempre lejos de generar peligro. Mientras que por el lado de la visita, las siempre apresuradas salida de Andrada para cortar la cancha a la hora del contragolpe millonario, enamoró a varios jugadores de River para probar al arquero desde larga distancia, aunque sin sorpresa.

El peligro tocó nuevamente la puerta de Armani sobre el final de la primera parte, cuando un defectuoso despeje de Enzo Pérez frente a su propio arco obligó a la rápida respuesta del uno para evitar el gol en contra, sacarla al corner e irse tranquilo al entretiempo.

Los números de la primera parte
La posesión estuvo repartida 50/50 y, aunque suena inverosímil, cada equipo intentó 155 pases por lado según la estadística oficial. La diferencia estuvo en las aproximaciones a los arcos: Boca disparó en diez ocasiones y River, tres. Ambos, sin lograr conectar con la zona protegida por Andrada y Armani, respectivamente. Por el local, los jugadores con mayor contacto con el balón fueron Almendra y Buffarini; mientras que por la visita, ese fue Nicolás De La Cruz. Poca participación de Marcone y Borré.

Los 45 finales
El inicio del segundo tiempo dejó buenas sensaciones para Boca. En parte, porque la primera jugada de River terminó rápidamente en un lateral para el rival. Y otro poco, porque Buffarini metió un gran pelotazo para Abila, quien quedó en una clara situación de gol, pero demoró en decidir que hacer, por lo que la defensa de River se encargó de apagar el fuego.

Tras una hora de 0-0, el público se inquieta y tal movimiento sacude el banco. Alfaro manda a la cancha a Hurtado y Zárate, en lugar de Almendra y Abila. En menos de un minuto, el ex Vélez ya probó dos veces a Armani con sobrios disparos desde afuera del área.

De la desazón a la esperanza
Los nervios crecen a medida que se acerca el final. Y son todos de Boca, por supuesto. El local pasó a ser mero actor secundario del encuentro, mientras River desaprovecha chances con el ingresado Pratto para sentenciar una historia que pintaba muy favorable para los de Núñez.

Sin embargo, tras una pelota parada -no podía ser de otra manera- López se la bajó a Hurtado, y el juvenil venezolano definió al segundo palo de Armani para el 1-0 y para resucitar las ilusiones de Boca, que se metió en los diez minutos finales con todo para tratar de igualar la serie. Pero fue el único gol y no alcanzó. Por eso el festejo fue millonario. 

Te puede interesar