Octubre en el monte: "es una suerte vivir florecido”

Zonales 05 de octubre de 2019 Por
Es el mes, y son los primeros días de este nuevo tiempo donde las estaciones repiten casi monótonamente en el devenir de los ciclos. Por ahora, pese a que pasó septiembre, la primavera hace retranca y se demora en llegar al monte nuestro de caldén, de piquillines y chañares.
chanearfotoo

Por: Luis Alberto Cazanave / Columnista en InfoHuella


Paradójicamente, la primavera no logra florecer del todo, empujada por un viento sur constante que le impide seguir. Los caldenes, como verdaderos reyes del lugar, no se dan por enterados del cambio y tampoco se  visten de fronda para iniciar un nuevo ciclo. Mientras esto ocurre y, casi en solitario, los chañares se arropan de amarillo total, como forma de invitación al resto.

chanearfotooh
Chañaral en una chacra de Victorica - Foto: InfoHuella

Es claro que siempre son los  primeros en despertar. Pero quizás, la falta de lluvias, hoy los haga más lindos que nunca, porque destacan por contraste. Si todo sale como es su plan, esas flores amarillas que le dan un toque a tanto agreste, seguirán siendo el deleite de todos los polinizadores,  entre ellos las abejas, las encargadas de llenarlos de zumbidos por unos días, hasta que esas flores cuajen en frutos atrevidamente dulces.

Luego llegará el verano y, como la naturaleza manda, serán la delicia de gran parte del ganado que habita nuestros  montes.

Como prueba irrefutable de lo dicho, verdaderos carozos  quedarán en el suelo luego de la rumia de los animales. Pero, cabe destacar, que no era el tema la descripción del ciclo del chañar, la idea era poner en superficie cuántas  cosas importantes  ocurren mientras todos discutimos las urgencias. Cada día que pasa, todos estamos más  conectados, tenemos más dependencia virtual - y es casi una necesidad imperiosa – ya que negarlo, es no entender el cambio. Por ello, no está de más hacer un parate en la huella, para mirar mirando: que nadie nos quite la primavera, es sinónimo de que nada ni nadie nos entorpezca la belleza de mirar y disfrutar un chañar en  flor.

channarcaz_opt
Abeja en chañar en flor - Foto: InfoHuella


Desde hace años, fueron antiguas manos magras y cobrizas de mujeres del lugar, quienes  recolectaban los frutos del chañar que luego serían un gustoso arrope.

En los tiempos que corren, cada vez que una hoja del almanaque vuela, es necesario insistir, decir y reafirmar que, como dijo el poeta argentino de San Javier, provincia de Santa Fé, Julio Migno, "es una suerte vivir florecido”.

Luis Alberto Cazanave

Columnista en InfoHuella

Te puede interesar