Iglesia Católica: Victorica, en la crónica de curas abusadores 

Zonales 28 de noviembre de 2019 Por
¿Por qué se tratan las denuncias contra sacerdotes que operan en La Pampa como hechos aislados y no como algo interconectado y que sucede sistemáticamente dentro de la Iglesia Católica a nivel nacional e internacional? Fue la pregunta de la agrupación Libertarias Pampeanas, en un documento, en el que pidió a las víctimas romper el silencio y denunciar los casos de abusos.
allanamientocur

En los últimos días, se han destapado dos denuncias por abusos sexuales en Intendente Alvear y Santa Rosa. Se suman al caso del cura que se encontraba en Victorica y que ya fue condenado a 5 años de prisión y ayer cayó en Chubut por otro caso de abuso sexual.

«La forma de operar de la Iglesia Católica, cada vez que detecta una situación de abuso, es el traslado del acusado y el silenciamiento de los sobrevivientes; esto constituye un sistema concreto de encubrimiento», denunció, en un comunicado enviado a InfoHuella. Es lo que ha ocurrido sistemáticamente y que se ha repetido, al menos, en los casos denunciados en Santa Rosa y Victorica.

«A días de una de las mayores condenas a sacerdotes en Argentina, con penas mayores a 40 años de prisión por los delitos cometidos en el Instituto Antonio Próvolo (Mendoza), ¿somos conscientes que con nuestro silencio, nuestro no hacer, nuestra apatía social, estamos encubriendo una red de pedófilos y abusadores que se consideran ‘hombres de Dios’, los cuales imponen su moral en la agenda política y social?«, se preguntaron.

«Esto no es un enojo de las llamadas ‘loquitas aborteras del pañuelo verde’ desparramadas por el país, es algo que trasciende las fronteras. Algo que lleva años siendo investigado en todo el mundo, basta con googlear el tema y en segundos el resultado es escalofriante. Un claro ejemplo, es la ardua investigación que vemos reflejada en la organización BishopAccountabillity, donde se pueden encontrar el modus operandi de más de 100 sacerdotes denunciados en la Argentina», expresó.

«En La Pampa, al día de la fecha, tenemos conocimiento de una condena (Coñuel) y dos denuncias penales por abusos sexuales contra sacerdotes (Padilla y Pernini). ¿Cuántas denuncias habrán quedado dentro de la estructura de la Iglesia? ¿Cuántas personas todavía no se atreven a denunciar por miedo a ser desacreditadas y estigmatizadas?», se preguntó la agrupación.

Asuntos separados

«Hoy más que nunca exigimos Iglesia y Estado, asuntos separados. Al mismo tiempo, solicitamos a todos los medios de comunicación un compromiso para investigar este nefasto sistema y, en lo que respecta a los denunciantes, un trato digno y respetuoso, reservando su privacidad y evitando la revictimización. ¡Basta de sacerdotes abusadores! ¡Basta de obispos encubridores! ¡Basta del silencio cómplice!», finalizó.

Crónica de un noviembre en llamas

A mediados de octubre, un joven entrerriano, que forma parte de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina, hizo pública su traumática experiencia en un convento de Intendente Alvear, La Pampa. A partir de ahí, se desencadenó una oleada de sucesos impensados para el establishment pampeano:

23 de octubre:
-Radio de Entre Ríos entrevistó al joven denunciante.

24 de octubre:
-Diario interprovincial se hizo eco de la entrevista y la plasmó en su portal.

1 de noviembre:
-Gracias a la era moderna, la noticia de los medios digitales entrerrianos llegó a Intendente Alvear y provocó un “tifón”.

3 de noviembre:
-El grupo Sororas Libertarias y autoconvocadxs de Intendente Alvear (sin importar los insultos ni las presiones que se avecinaban), se manifestaron frente a la Parroquia Inmaculada Concepción en apoyo al denunciante y en repudio al párroco José Miguel Padilla.

8 de noviembre:
-Sororas Libertarias y autoconvocadas alvearense presentaron una nota, en la ciudad de Santa Rosa, al obispo Raúl Martín pidiendo la separación preventiva de los dos cargos que ejerce Padilla (párroco y representa legal del Colegio Comercial Nuestra Señora de Luján).

11 de noviembre:
-Denuncia penal a J. M. Padilla por un delito contra la integridad sexual en el Ministerio Público Fiscal de General Pico (La Pampa), por parte del sobreviviente joven entrerriano. Algo inimaginable para el clero alvearense y sus seguidores.

18 de noviembre:
-Como consecuencia de la denuncia pública que hizo el joven entrerriano, otro joven santarroseño tomó coraje y denunció en el Ministerio Público Fiscal de Santa Rosa al sacerdote diocesano Hugo Pernini por abuso sexual. Este joven también cuenta con el apoyo integral de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina y Adultxs por los Derechos de la Infancia.

20 de noviembre:
-Allanamiento en la parroquia y convento de Intendente Alvear. Padilla no se encontraba en el establecimiento.

25 de noviembre:
-Allanamientos en las parroquiales Nuestra Señora de Luján (Lope de Vega 525) y Sagrado Corazón de Jesús (Churrinche 1441) de la ciudad de Santa Rosa (La Pampa), ambas iglesias donde Pernini desempeñó funciones.

26 de noviembre:
-Toma trascendencia pública un comunicado del obispo Raúl Martín destinado a las comunidades santarroseñas de Sagrado Corazón, Jesús Divina Misericordia y María Auxiliadora, donde afirma la “prohibición del ejercicio público del ministerio sacerdotal hasta tanto quede concluida la investigación y las medidas administrativas que indica el protocolo”. Ese comunicado está fechado el 19 de noviembre y debería haberse leído el domingo 24 de noviembre en las diferentes misas.

-Detención del sacerdote salesiano Héctor Alfredo Coñuel en Chos Malal por el delito de abuso sexual cometido en 2012 en Trelew (Chubut). El susodicho, en agosto de 2019, fue condenado a cinco años de prisión por el delito de abuso sexual simple cometido en Victorica, La Pampa.

TE PUEDE INTERESAR:

allanamientocurasCura de la iglesia católica: lo condenaron en Victorica y ahora lo detienen en Chos Malal por un caso de abuso

Te puede interesar

Boletín de noticias



Te puede interesar