Periodista mendocino murió en Bolivia: Sebastián Moro y la urgencia de romper el cerco mediático 

Opinión 14 de marzo de 2020 Por Redacción: InfoHuella
Poco se habló, escribió o reflexionó en La Pampa sobre la dudosa muerte del periodista mendocino Sebastián Moro. Pocxs conocen quién fue y por qué es una víctima fatal de la Dictadura que se vive en Bolivia desde el 11 de noviembre de 2019.
evomorallesmoro

por Cintia Alcaraz / Publicado en Radio Kermés

Sebastián Moro nació en Mendoza y vivió ahí hasta 2017, cuando decidió irse a Bolivia. Afirman que fue uno de los periodistas más comprometidos con los juicios de Lesa Humanidad en su provincia y que su perspectiva comunitaria le permitía contar las problemáticas sociales de manera distinta, cálida y con gran amorosidad hacía las víctimas.

“Allí día a día en cada audiencia de los juicios por crímenes contra la humanidad cubriendo horas de testimonios tremendos. Escuchando relatos que rompen la cabeza a cualquiera. Comprometido con un oficio, el oficio de escribir y relatar, el oficio del historiador diría Heródoto, ese oficio que no les pertenece a los académicos de la historia y sí les pertenece a los historiadores como Seba Moro…”, escribió Pablo Salinas, abogado querellante en juicios de Lesa Humanidad.

Su familia contó que, tras sufrir la Radio Nacional Mendoza del macrismo, renunció y partió para el país hermano. Allí trabajó en el diario La Prensa Obrera, donde fue jefe editor, y como locutor en Radio Comunidad, ambos medios de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia. Sus tareas terminaron el mismo día que el pueblo boliviano sufrió el Golpe de Estado que instauró en el poder a Jeanine Añez.

Días antes del golpe, el 8 de noviembre, Sebastián envío un reporte desde La Paz al diario Página 12, medio para el que ejercía un corresponsalía desde la reelección de Evo Morales. En el artículo, anunciaba lo que finalmente pasaría: "El clima de violencia y la tensión social es una apuesta de los sectores opositores principalmente nucleados en torno al Comité Cívico Nacional. Y uno de sus principales actores es el líder cruceño Luis Fernando Camacho, cuya estrategia de entregarle la carta de renuncia al presidente Morales ha ido al compás de la escalada de violencia”.

El mismo 11 de noviembre, un amigo lo encontró inconsciente y todo golpeado en su departamento. Fue internado en una clínica privada y el 16 de noviembre murió a consecuencia de un ACV sufrido durante la internación. El certificado de defunción dice que el deceso se produjo a causa de un ACV provocado por politraumatismos. Sus dos hermanas y su mamá, que viajaron de urgencia y pudieron registrar los golpes que presentaba el cuerpo, exigen memoria y justicia; exigen que su muerte sea investigada y por eso presentaron una denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El 12 de marzo, la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba y el Comité de Solidaridad con los Pueblos Latinoamericanos presentó una nueva denuncia contra el gobierno de facto de Bolivia por crímenes de Lesa Humanidad.  Se trata de la denuncia penal por la muerte del periodista y se hizo  en los Tribunales Federales de Córdoba. Está patrocinada por los abogados Claudio Orosz y Lyllan Luque. Allí también estuvieron Raquel Rocchietti, madre de Sebastián, que en esa misma oportunidad se constituyó como querellante.  Esa denuncia  se suma a las anteriores llevadas a cabo por los distintos organismos de Derechos Humanos de nuestro país bajo el principio de "universalidad".

Dado que Bolivia hoy atraviesa un No Estado de Derecho, “se impulsa la investigación judicial en Argentina  para establecer la responsabilidad respecto a las aberrantes, gravísimas  y sistemáticas violaciones a los DDHH, de acuerdo a lo establecido por el Estatuto de Roma sobre la Justicia Universal”, manifiesta el comunicado de la Mesa cordobesa.

El 6 de marzo, Evo Morales estuvo en Mendoza. Las dos hermanas y la mamá de Sebastián le acercaron su pedido justicia y le presentaron al compañero que había cosechado el cariño y respeto de todo el campo popular  por llevar adelante una práctica profesional ética, política y desde el corazón.
Evo le rindió homenaje y se comprometió en la búsqueda de justicia.

En La Pampa, pocxs saben de Sebastián Moro. Los medios comunitarios también estamos en deuda con él por no romper a las patadas el cerco mediático que imponen las agendas hegemónicas; por ir demasiado lento en el camino de la descolonización de nuestras subjetividades que, muchas veces, nos hacen perder incluso los objetivos y las prioridades que nos pusimos cuando decidimos ser comunicadores populares.

En La Pampa, pocxs saben de Sebastián Moro. Los medios comunitarios también estamos en deuda con él por no romper a las patadas el cerco mediático que imponen las agendas hegemónicas...

Romper el cerco mediático implica no hacer lugar al olvido y comprometer nuestra agenda con la familia y con el pueblo boliviano que aún padece una dictadura cruenta, con los presxs políticxs, como el fotorreportero argentino Facundo Morales. Familias enteras padecen la persecución política de los cómplices del imperio. Es urgente visibilizar la violencia racista permanente hacia  las mujeres con polleras y trenzas que resisten la invasión en las calles de cada pueblo. 

El feminismo comunitario de Abya Yala  recordó a Sebastián en su muro de Facebook hace pocos días con una frase que el propio Sebastián les había dedicado: “El futuro será nuestro con la lucha”. Ellas completaron la frase: “Seguimos, hermano, cruzando los confines”.

Te puede interesar